Colombia, Home

Corporación Universitaria Minuto de Dios -UNIMINUTO

"Vigilada Mineducación"

Recomendaciones de UNIMINUTO para cultivar el pensamiento de los niños

Publicado el: 17-07-2019

Cultivar el pensamiento de los pequeños es uno de los objetivos de filosofía para niños. UNIMINUTO realizará la próxima semana en el Hotel Habitel y en el Barrio Minuto de Dios, un evento internacional dedicado a esta temática Un experto de la institución comparte recomendaciones s a tener en cuenta en la casa y el colegio.

Recomendaciones de UNIMINUTO para cultivar el pensamiento  de los niños

A propósito de XIX ICPIC bienal internacional  de Filosofía para niños que realizará UNIMINUTO la próxima semana (22 al 27 de julio) en Bogotá, el experto de la institución Víctor Rojas comparte con padres y educadores algunas recomendaciones para cultivar el pensamiento innato de nuestros niños:

1. Cultivemos las preguntas de los niños: la infancia indaga todo el tiempo. Dejemos que su curiosidad aumente ayudando a que ellos descubran por sí mismos la respuesta a sus inquietudes.

2. Volvamos a leer cuentos con los niños: esto promueve la imaginación, la escucha, la indagación y el pensamiento creativo. Las narrativas muchas veces inspiran modos pensamiento reflexivo sobre todo cuando vamos más allá de los clásicos cuentos de hadas y buscamos cuentos o novelas filosóficas.

3. Jugar: el carácter lúdico de las infancias no solo es una cuestión recreativa, nada más serio que el juego de los niños. Desde el juego desarrollan habilidades sociales y estimulan el pensamiento solidario desde actividades básicas como ceder el turno, escuchar, respetar la palabra del otro o diseñar estrategias grupales.

4. Dialogar: las buenas conversaciones son aquellas en las que los participantes logran intercambiar todo tipo de ideas, reflexiones, incluso llegando a disentir del otro. Los niños aprenden a dialogar en la medida en que dialogamos con ellos. Dialogar en clase, por ejemplo, significa superar el tradicional monólogo del profesor y pasar a formar círculos con los estudiantes en los cuales se intercambien opiniones, razones, preguntas e ideas.

5. Promover la autonomía del pensamiento. Estimular que los niños piensen por sí mismos orientará la generación de nuevos tipos de sociedades más autónomas. Si evitamos responder por los niños o exigir que nuestros estudiantes piensen lo que queremos que piensen o repitan los conocimientos que les damos en clase, podríamos estar cultivando nuevas maneras de acercarse al conocimiento, nuevas maneras para que las personas examinen los criterios de las afirmaciones que escuchan del profesor o de sus compañeros. 

6. Juguemos a investigar. Así como a los niños les encantan las preguntas y son naturalmente curiosos desarrollan maneras altamente filosóficas para la exploración de significados, para el descubrimiento de razones, para el hallazgo de lo desconocido. La investigación tiene todos esos elementos. Jugar a investigar sería desarrollar prácticas en las cuales los niños averigüen por sí mismos el significado de las cosas que les causan misterio. 

7. Promover la capacidad de asombro: nuestros estudiantes y nuestros hijos se sorprenden ante lo desconocido y eso los impulsa hacia la indagación. Las nuevas generaciones están perdiendo la capacidad de asombro ante la saturación de información, ante la generación de prácticas pedagógicas que promueven la respuesta y no el cuestionamiento. La sorpresa tiene que ver con la contemplación de lo desconocido. Darse la oportunidad de errar y ser consciente del propio desconocimiento puede ayudar a impulsar el pensamiento.

CONTACTAR

AVISO COOKIES+

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar +