Empresa de servicios de limpieza garantiza el bienestar de empleadas domésticas

Publicado el:: 27-11-2013

De acuerdo con la Ley 1595 de diciembre de 2012, expedida por el gobierno colombiano, a las empleadas y empleados de servicio doméstico se les deben garantizar los derechos fundamentales en el trabajo, tales como un trato digno, y entre otras prestaciones, la cobertura en salud. 

Empresa de servicios de limpieza garantiza el bienestar de empleadas domésticas A las empleadas y empleados de servicio doméstico se les deben garantizar los derechos fundamentales en el trabajo.
Asistenciar, una empresa Parque E, brinda estas garantías a las empleadas para que el cliente se libre de esta carga prestacional y reciba un servicio de limpieza idóneo en su hogar.
 
Asistenciar presta servicios de limpieza y aseo general por días a los hogares y a pequeñas y medianas empresas, con empleadas domésticas quienes gozan de todas las garantías de ley y prestaciones sociales. El cliente de Asistenciar se beneficia así al minimizar los riesgos, ya que está exento de responsabilidades legales con la empleada, los cuales están establecidos por La ley 1595 de diciembre de 2012, por medio de la cual se aprueba el "Convenio sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos”.
 
Con la aprobación de la Ley, los usuarios del servicio doméstico se ven obligados a responder por la carga prestacional del empleado, además de garantizar los derechos de los empleados como el buen trato, la claridad en los acuerdos del oficio a desempeñar, formas de pago, entre otros. En especial, el artículo 14, señala: “Todo Miembro, teniendo debidamente en cuenta las características específicas del trabajo doméstico y actuando en conformidad con la legislación nacional, deberá adoptar medidas apropiadas a fin de asegurar que los trabajadores domésticos disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social, inclusive en lo relativo a la maternidad”.
 
Ante este panorama, Franklin Castañeda Bustamante, encontró una oportunidad para fortalecer su emprendimiento. En sus primeros años de juventud, ver a su madre trabajar como empleada doméstica y saber que era mal retribuida, pues no tenía garantías laborales, lo motivó a soñar con una empresa que velara por el bienestar de estas mujeres que se esforzaban en gran manera por sacar adelante a su familia, como fue su caso, hasta pagarle los estudios.
 
Asistenciar empezó como proyecto en el 2007, ya que surgió una situación en el hogar de Franklin cuando se les fue la empleada que tenían y se hizo muy difícil conseguir su reemplazo, ensayaron con muchas y no hallaron la adecuada. Se preguntaban si existía una empresa que les enviara esa persona idónea, confiable, a quien dejar entrar sin prejuicios a la casa.
 
“En el 2009, empecé a compartir esa idea con muchos amigos y compañeros y les parecía muy bueno que eso existiera, hice un sondeo si ellos utilizarían ese servicio y como vi que había aceptación empecé a hacerlo, cometí muchos errores, perdí mucha plata, fue toda una experiencia”, comenta Franklin, quien en 2012 llegó al Parque del Emprendimiento en busca de capacitación para diseñar su modelo de negocios, allí supo que tenía una oportunidad única, con un mercado muy amplio, pero que estaba mal enfocado y debía hacer correcciones.
 
Franklin es el gerente de Asistenciar, y en su equipo de trabajo cuenta con Judy Ospina Henao, quien se desempeña como directora de gestión operativa. Con la ayuda de los asesores de Parque E, ajustaron el modelo de negocio y se presentaron a la convocatoria de fin de año. Aunque no pasaron, los asesores los siguieron acompañando, les ampliaron el panorama, les recomendaron implementar un componente tecnológico y esto le dio un giro a su proyecto empresarial.
 
Judy Ospina asegura que: “No haber pasado en ese momento fue muy positivo porque eso nos llevó a dar un enfoque diferente a la empresa, hicimos un alto en el camino a raíz de todo el aprendizaje que recibimos en Parque; fue parar y empezar de nuevo, y con el actual modelo de negocio Asistenciar se está convirtiendo en una empresa escalable y replicable en países como Perú y Ecuador donde cuentan con una legislación similar a la colombiana”.
 
Como les hacía falta el componente tecnológico, su asesor les presentó una empresa Parque E que se especializa en el desarrollo. Con ellos exploraron qué podían hacer y ahora avanzan en obtener una aplicación móvil para solicitar el servicio a través de los Smartphone, donde esté disponible la información del perfil de las empleadas, sus competencias, edad,  y agenda para programar el servicio.
 
Confiabilidad y garantías en dos vías

Para vincular a una empleada, Asistenciar verifica sus referencias personales y familiares, hace un estudio de seguridad, y una visita domiciliaria para conocer el entorno socioeconómico y familiar. Se vincula a través de un contrato laboral directo con la empresa, y aunque al principio trabaja por días, le organizan la programación hasta que alcanza tiempo completo, con un contrato a término fijo que es renovado cada tres meses.
 
Una de las clientes de Asistenciar, Isabel Henao, encontró la empresa por Internet, y desde hace seis meses contrata este servicio. “Tenemos las ventajas de ahorrarnos los trámites para cumplirle a nuestra empleada con sus prestaciones, eso nos da tranquilidad y estamos contentos porque tenemos una muy buena señora”, asegura.
 
En su tarea de mejorar continuamente, la empresa, de la mano del Parque E, diseñará un programa de capacitación en competencias específicas para que las empleadas tengan un valor agregad; en ese sentido, recibirán formación en: aseo especializado, planchado, etiqueta y protocolo, relaciones humanas, cocina gourmet.
 
Asistenciar se convierte en una buena opción para la empleada doméstica y en una oportunidad para los clientes minimizando los riesgos.