Colombia, . Inicio  

Prácticas efectivas para encontrar tu primer empleo

Publicado el: 28-09--2016

Acceder al mundo laboral, no es nada fácil y más cuando no se cuenta con experiencia laboral. Si este es tú caso recuerda tener claro tres aspectos: el tipo de empresa y el área en la que te gustaría ubicarte, buscar y aplicar a ofertas a través de diferentes portales de empleo, y acudir a la universidad de la cual eres egresado, la mayoría de las instituciones cuentan con plataformas para publicar ofertas laborales, así como alianzas empresariales que impulsarán tu inserción al mundo laboral.

Prácticas efectivas para encontrar tu primer empleo

Tu actitud, desempeño académico y la disposición que tengas será un factor clave para acceder a ese empleo que tanto anhelas. Además del desarrollo de competencias básicas como la responsabilidad y el trabajo en equipo.

Realizar un análisis previo de las habilidades que posees y por supuesto, de los puntos débiles es fundamental. Así mismo, hacer un repaso de los conocimientos prácticos y teóricos dominados, por ejemplo: manejo de programas, dominio de algún idioma, entre otros.

Durante el proceso de selección

En dicho proceso, lo que cuenta es la forma y presentación de tu hoja de vida, documento que jugará un papel determinante para la elección de un candidato.

Entrevistas de trabajo

La forma de expresarte y los comportamientos que tengas en un entrevista serán de mucha ayuda para los reclutadores, debido a que si tu currículo es escaso, la imagen que proyectes tendrá un gran valor. ¡No olvides la presentación personal!

Es muy importante estar informado sobre la empresa y el cargo al que te postulaste, incluso debes estar preparado para preguntas que quizás no imaginaste o no planteaste antes de presentar la entrevista.
Cabe destacar, que esta es una situación que puede generar estrés e incomodidad, pero si la sabes manejar podrás tener más posibilidades de avanzar en el proceso.

Y después de la entrevista qué sigue

De una manera prudente, puedes realizar seguimiento al proceso, es decir demostrar interés por el trabajo pero sin excederte; basta con enviar un correo o con comunicarte con el entrevistador para tener mayor claridad frente a lo que viene.